Saltar al contenido
Silvia Pleguezuelos menor and coach

Potencia tu mente: Cómo la energía mental impulsa tu rendimiento 

¿Te has preguntado alguna vez cómo puedes alcanzar tu máximo rendimiento y no llegar al final del día embotada mentalmente? La clave puede estar en la gestión adecuada de tu energía. (y no de tu agenda). Permíteme explicarte por qué.

¿Te has sentido alguna vez agotada mentalmente, incapaz de concentrarte y avanzar en tus tareas? ¿Has experimentado esa sensación de que todo se alarga más de lo normal y que tu eficiencia disminuye?

La solución radica en cultivar y gestionar tu energía mental. La energía es fundamental para lograr un rendimiento óptimo y disfrutar plenamente de tus actividades diarias. Productividad no va sólo de hacer muchas cosas, en poco tiempo, o de saber llevar una agenda, va de tu capacidad mental. 

Cuando nuestra energía mental está alta, resolvemos problemas más rápido, pensamos con claridad y nos concentramos mejor. Cuando está baja, nos distraemos, nos cuesta avanzar las tareas, nos sentimos cansadas. Así, todo se alarga más de lo normal y somos menos productivas

Aquí te presento dos pilares fundamentales para mejorar tu energía y, por ello, mejorar tu productividad:

  1. CULTIVAR LA SERENIDAD: La tranquilidad mental es esencial para afrontar tus responsabilidades con calma y eficacia. Tener la mente suficientemente despejada, despierta y presente para vivir con intensidad y afrontar las tareas diarias de forma calmada.

Puedes aprender microcambios que puedas aplicar durante el día de atención plena o mindfulness y de escritura que te ayudarán a vivir en el presente y reducir el estrés. Microcambios son gestos de corta duración y alto impacto que enseño en mis mentorías. Aquí tienes algunos:

I) Atención plena: Técnicas de atención plena son, por ejemplo, la observación detallada de un objeto, la limpieza mental con una vela, la respiración de fuego o una postura de yoga llamada balasana (del niño). Son herramientas poderosas para calmar o dar energía a tu mente y mejorar tu enfoque. Tienes el enlace a los vídeos de práctica abajo.

II) La escritura: Cuando escribimos los pensamientos en un papel les damos vida. Hay pocas herramientas que faciliten tanto la transición entre los mundos interior y exterior como la punta de un bolígrafo. Escribir tus pensamientos es una forma efectiva de liberar tu mente y procesar tus emociones. Las páginas matutinas o el journaling son prácticas que pueden estimular tu creatividad, mejorar tu memoria y fortalecer tu capacidad cognitiva.

  1. LA DIVERSIÓN Y LA ILUSIÓN: integrar momentos de diversión y descanso en tu rutina te ayudará a recargar energías y afrontar tus desafíos con mayor claridad y entusiasmo. Elegir actividades que nos gusten y divierten, a lo que dediquemos tiempo y ganas de mejorar. O una actividad, proyecto que te haga ilusión. Hoobies: lectura, escritura, juegos mesa, instrumento..

Ponte un reto diario: ¿qué puedo hacer hoy que me divierta? Bloquea estos minutos en tu agenda ¡diviértete!. Una llamada, 10 minutos de un libro, escuchar un podcast..

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Tienes alguna otra técnica para elevar tu energía mental? Compártela 👇

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?