Saltar al contenido
Silvia Pleguezuelos menor and coach

Lo que tener una rutina puede hacer por ti

El 🧠cerebro es ahorrador de energía.

Todo esfuerzo extra, el cerebro te devolverá en forma de cansancio, miedos, excusas: “no me ha dado tiempo porque están los niños, ya soy muy mayor para empezar, me es imposible tener tiempo para”
En cambio, todo lo que haces a diario no consciente, a base de repetir y repetir una acción, cada vez gastas menos energía y el cerebro te lo pone más y más fácil para realizarla (sea bueno o malo para ti)

¿Por qué tener una rutina?

Porque la buena definición de rutina es precisamente esa: la repetición periódica de unos hábitos. Tu rutina incluye todas las actividades, pensamientos, sentimientos y acciones que realizas a diario, consciente o inconscientemente.

Lo que una rutina puede hacer por ti:

Más que monotonía, deberías de verla como tu «llave de seguridad«. Rutina es crear espacios para ti. Todo lo que habitúes tu cerebro a tu favor…los mini espacios diarios que te tomes porque están previstos, cada uno de estos minutos son tuyos. Es más, ¡son minutos que te ahorras de estar haciendo lo que no quieres y con quien no quieres!

Salir de la multitarea, del tener mil cosas en la cabeza y, además, no llegar a terminar ninguna. Estar aquí y querer estar en otro sitio. Estar cansada pero pensar en lo que no has terminado aún, ¿te suena? Una rutina te da la organización que necesitas para que todo quepa, tenga su sitio en el día y puedas hacer una cosa detrás de otra. Ah, ¡y una o más de una de estas cosas serán sólo por y para ti!

Las actividades que incluyes en tu rutina son repetidas cada día. Esta repetición hace que el cerebro se relaje: la adrenalina que genera el estrés, el tomar decisiones, la incertidumbre, las amenazas reales o no…la rutina la frena porque el cuerpo ya sabe, este sistema de alerta se desactiva y el cuerpo se relaja. Todos los momentos conocidos por tu cerebro son momentos de paz mental para ti.
Tantas decisiones que tomas al cabo del día…..¿una decisión menos no va nada mal, verdad?

Los hábitos que incluyas en ella son los que harás la mayoría de los días de tu vida. No todos, ¡que también sienta muuuuy bien saltarse la rutina! Pero precisamente por esto, porque llegarán las vacaciones, épocas difíciles e imprevistos, si la mayoría de los días son de tu elección y de bienestar para ti, así será en general tu vida. Yo siempre digo: tú apunta al 100% y si en un año, tu media es el 70%… mira atrás, ¿qué tendrías sin la rutina? un 0.

 Tus objetivos de vida, tus pasiones y tus actividades más divertidas deben llegar poco a poco a ser hábitos (y no excepciones). Si tu rutina tiene en cuenta e incluye todo esto que te apasiona y que más te ayuda a desconectar, reírte y disfrutar, estarás dirigiendo tus acciones hacia esta plenitud y felicidad deseada. Haz que uno de tus bloques de tiempo del día o semana sea tuyo, cuidar de ti, empezar por ti.

Y, ahora que sabes esto, piensa en cómo sería tu día si tuvieras:

Una rutina para empezar a trabajar
Una rutina para dormirte bien
Una rutina para empezar tu día
Una rutina para ser más positiva
Una rutina para ….¡lo que quieras!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¿Cómo puedo ayudarte?